RSS

Archivo de la categoría: Escritores y poetas

Fototeca

Fototeca

Antonio Jimenez escudo

Martín Galán y Antonio Jimémez

Martín Galán y Antonio Jimémez

MªVictoria Atencia y Giner de los Rios con el Alcalde de Vélez-Málaga

MªVictoria Atencia y Giner de los Rios con el Alcalde de Vélez-Málaga

 

Etiquetas:

Remigio González Martín “ADARES”

Remigio González Martín “ADARES”

REMIGIO
REMIGIO GONZÁLEZ MARTIN”ADARES” (este vínculo muestra una biografía mas ampliada)

REMIGIO GONZÁLEZ MARTÍN “Adares” nació en Anaya de Alba Salamanca. Era una tarde gris, plomiza y fría, ante mi ante unos soportales, delante de un café antiguo, esa plaza que llamas del Corrillo, lugar de paso entre la Plaza Mayor y la Calle de la Rua, ante mi, digo; había un poeta de cano pelo pelo y gorra castellana, con un alfombrado de libros en las escaleras. Eran sus poemas. hijos de sus muchos días y horas, que publicaba y vendía. Le compre un ejemplar de cada uno, y me llevé un trozo de él para Canarias. Ventitres años después, he estado revisando mis libros y encontré un ejemplar de “Mesa Reñida”, que dedica a su esposa ” Hacendosa y callada, sin errores” fechado en Salamanca en 1989, su última hasta entonces creación. Uno este libro al Legado de la Fundación, para que pueda ser leído por todos.

Santa Cruz de Tenerife a 8 de Diciembre del 2012
Juan Antonio Segovia

 
Imagen

Joaquin Palmerola (escritor, poeta, comunicador)

 

Luis Téllez y su libro

Presenta Paco Montoro en  Radio MiramarFoto: Ahora en @Miramar107_9fm 'La Pequeña Historia' con Fco Montoro hablamos de Crónica Histórica de Vélez de Luis Téllez

 

Corresponsalía de Alhama de Granada -de Rafael Bejarano Pérez.-

Corresponsalía de Alhama de Granada -de Rafael Bejarano Pérez.-.

vía Corresponsalía de Alhama de Granada -de Rafael Bejarano Pérez.-.

 

JOSÉ OLIVERO PALOMEQUE

JOSÉ OLIVERO PALOMEQUE

DATOS BIOGRÁFICOS

José Olivero Palomeque nace en la ciudad de Sevilla, en pleno verano de 1946. Desde muy joven escribe para sí mismo o para ser publicado todo cuanto brota de su inspiración, en prosa o en verso, motivado por las inquietudes y sensaciones que siempre le producen los entornos naturales o cualquier motivo de la naturaleza, las calles de los barrios sevillanos y malagueños, la gente, los acontecimientos diarios; también le gusta transmitir sus reflexiones sobre los problemas sociales y humanos que afectan a las personas, centrando mucho su atención en la juventud, los marginados sociales, los enfermos,  los niños, los ancianos o la destrucción de la vida natural. Escribe para la radio y publica artículos para la prensa local de Sevilla y Málaga, o para diversas revistas de ámbito nacional, provincial o local de Madrid, Barcelona, Málaga, Fuengirola, Riogordo… Actualmente y desde 1970 reside en Málaga junto a su esposa María del Pilar Anarte, artista nacida en Aracena (Huelva) y sus cuatro hijos.
En 1997 decide publicar su primer libro “Sensaciones Mediterráneas”, canto lírico y vivencial a este mar que acoge muchos momentos de su soledad buscada. Su segundo libro, “Nuevo Amanecer” editado en 1999, recoge en sus poemas unos sentimientos que comienzan con signos de desesperanza para continuar después con la búsqueda de una armonía y una paz interior que finaliza en la apertura de su corazón hacia esa verdad que siempre buscamos y casi encontramos de la felicidad. Una tercera publicación en 1999, su libro “Andaduras por la Sierra de Aracena”, el autor comparte cuanto ha vivido en solitario por los caminos, sendas y veredas a través de esas maravillosas Sierras de la Provincia de Huelva. Un cuarto libro, “Pequeñas Narraciones”, se publica en 2005, contiene pensamientos, vivencias, inquietudes y reflexiones que comparte con sus lectores. En 2006 sale su quinto libro “Volver a Vivir”, que recoge el testimonio y la lucha de una mujer boliviana por sobrevivir, superando las adversidades más extremas de su vida. En 2007 se publica su sexto libro titulado “Tierra Seca”, que contempla el reflejo de una vida compartida al lado de los excluidos y marginados del nordeste de Brasil, concretamente en Nordestina, en el Estado de Bahía; es una vasta y desértica zona integrada en la Caatinga bahiana. En 2011 sale publicado su primer cuento infantil titulado “La Ardilla Soleada”, bellamente ilustrado con acuarelas de Mª del Pilar Anarte. En 2011 sale a la luz una obrita de teatro titulada “Integración”, para ser interpretada por niños o colectivos que sufren discriminación. Contiene música de la compositora y directora de orquesta Silvia Olivero Anarte. Las ilustraciones que animan esta publicación son de Mª del Pilar Anarte. En el año 2012 se publica su nuevo libro “Otra Humanidad es posible”.

_

ContactoINFORMACIÓN PERSONALJosé Olivero PalomequeTlf: 639 325 681 / 952 291 564

Email: jolivero_14@hotmail.com

Blog: joseoliveropalomeque.wordpress.com
INFORMACIÓN EDITORIAL

Editorial Alhulia

alhulia@alhulia.net

www.alhulia.es

 

Juan Carles Planells y su literatura fantástica

HA MUERTO JUAN CARLOS PLANELLS
Noticias
Lunes, 12 de Diciembre de 2011 00:00
J.C. PlanellsHoy hemos sabido de la muerte del escritor, crítico, especialista en cine y televisión y comentarista de la vida, el barcelonés Juan Carlos Planells, acontecida el 3 de diciembre en la ciudad condal.

El enfrentamientoEl pasado miércoles 7, a las 3,30 de la tarde, se celebraba en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona el funeral por nuestro querido amigo y colaborador Juan Carlos Planells, muerto de manera fulminante por un infarto cerebral cuatro días antes. Al acto asistió única y exclusivamente su familia directa.

Juan Carlos Planells (Barcelona 1950), hijo del pintor Angel Planells, fue uno de los principales colaboradores de la revista Nueva Dimensión en sus últimos tiempos. Traductor y corrector de galeradas y estilo, su producción literaria fue muy activa durante muchos años y la mayoría de las revistas (tanto comerciales como no) desde los años ochenta han podido contar con colaboraciones suyas, tanto de narrativa como de ensayo o crítica. Sólo publicó dos novelas de ciencia ficción, El enfrentamiento (Miraguano, 1996) y El corazón de Atenea (Espiral Ciencia Ficción, 2006), aunque sus relatos se hallan presentes en casi todas las revistas del género.

Hace unos años inició una bitácora personal donde vertió gran parte de su obra, tanto ensayística como literaria, y  en la que reflejó toda su vida, Planells Fact&Fiction que les recomendamos que visiten y disfruten. Su última entrada es de apenas 3 días antes de su fallecimiento.

Con la desaparición de Juan Carlos Planells la Literatura Fantástica pierde una de sus mejores plumas y una de las mentes más lúcidas con las que ha contado. En BEM on Line estuvo colaborando asiduamente desde sus inicios (como antes lo había hecho en BEM y Tránsito) y buena prueba de ello son sus artículos y relatos publicados en nuestro portal, de los que les ponemos una pequeña selección al final.

Descansa en paz, Joan Carles.


IN MEMORIAM: JOAN CARLES PLANELLS

por Joan Manel Ortiz

Hoy, domingo 11 de diciembre, el día de mi aniversario, he sabido por una amiga del fallecimiento de Joan Carles Planells (o Juan Carlos, como firmaba siempre sus escritos). Ha sido un gran golpe del que aún no me he recuperado ni creo que lo haga en mucho tiempo, me temo. He telefoneado a varios amigos y he notado también su dolor cuando se lo he comunicado.

He tenido el placer de contar con la amistad de Joan Carles desde aquel lejano 1982 cuando, a través de una parada en el mercado de Sant Antoni de Barcelona, le conocí un domingo por la mañana. Congeniamos y, desde entonces, nos fuimos viendo asiduamente. De hecho he tenido su respaldo en todos los proyectos en los que me he involucrado durante estas décadas: Tránsito, BEM, Visiones 1996, BEM on Line… siempre pude contar con sus colaboraciones y consejos.

El escritor y amigo Juan Carlos PlanellsDurante muchos años nos reunimos en casa, con otros amigos, los sábado, a disfrutar de los juegos de mesa, tomar cervezas y pasar un rato distendido entre colegas. Joan Carles siempre tenía alguna frase ocurrente, algo que había visto o leído o, simplemente, que había preparado para la ocasión. Cuando hoy he sabido de su desaparición, me han venido a la cabeza tantos buenos momentos… (también los hubo malos pero esos no quiero recordarlos).

Como escritor, siempre lo creí genial. Sus cuentos rebosan humanidad y, a través de ellos, se comunicaba con el mundo, algo que, en persona, siempre le costaba mucho. No te dejaba acercar demasiado, tenía pánico a que le hiriesen y se encerraba en su concha para sentirse seguro. Algunas veces desaparecía durante meses para regresar un buen día, como si el tiempo no hubiera transcurrido y retomar nuestra relación.

Tras mi mudanza fuera de Barcelona y algunos desencuentros, lo fuí viendo mucho menos. Sus últimos años fueron muy amargos, con graves problemas económicos al dejar de trabajar para las editoriales, arrinconado por un mundo que cambiaba muy deprisa y al que le costaba mucho adaptarse (aunque me sorprendió cuando inició su maravilloso blogPlanells Fact&Fiction, donde desnudó muchas veces su alma y nos explicó, a quienes quisimos leerlo, su vida, sus sentimientos), poco a poco, se fue apartando de todo. Pero siguió escribiendo y publicando, principalmente en su bitácora.

El corazón de AteneaNo fue una persona con una vida fácil. A nivel personal siempre estuvo condicionado por una economía precaria. Se enamoró y sufrió duras pérdidas, sobre todo por una cruel enfermedad. Como escritor fantástico, sus dos novelas fueron publicadas un poco a trompicones. El enfrentamiento, la primera, iba a ver la luz en Ultramarcuando cerró (creo que incluso llegó a ver las galeradas), a principios de los noventa. Fue años más tarde cuando, tras mi insistencia, aceptó revisarla (de hecho la reescribió completamente) y enviársela a Miraguanoque estaban interesados en ella. Y les encantó, apareciendo con un buen éxito de crítica en 1996. La segunda,El corazón de Atenea creo que siguió un camino similar. Había sido escrita y ofrecida a alguna editorial pero desestimada, quedando durmiendo un uno de sus cajones y sólo a través del incansable Juan José Arozconsiguió al fín ver la luz hace unos años. Joan Carles y yo estuvimos también preparando durante varios meses, picando textos en mi ordenador (él siempre escribió en máquina de escribir mecánica), muchos de sus relatos para una antología que le habían propuesto… y que tampoco vió nunca la luz.

Todos estos disgustos, todas estas frustraciones le hicieron retraerse cada vez más del fandom, de la ciencia ficción en general, un género que amaba con locura (les recomiendo que en la selección posterior, lean sus tres últimos artículo sobre la escritura), pero por el que siempre se sintió muy maltratado.

Con un gran corazón, siempre con miedo a abrirse, tuve la fortuna de contar con su confianza y su amistad durante muchos años y poder atisbar un poco en su mente privilegiada. Ahora que sé de su ausencia, noto un gran agujero que difícilmente podré llenar. Menos mal que aún nos quedan sus palabras, pero hoy estamos todos un poco más solos.

No me resisto a recomendarles un enlace a la bitácora de Galionar, donde su autora le ha escrito una bella carta (en catalán) con una sensibilidad extraordinaria que yo me siento incapaz de superar.

También les propongo escuchar una de sus canciones preferidas, de su amadísima Avril Lavigne. Por sus escritos sé que esta canción reflejaba sus sentimientos cuando echas de menos a alguien. Seguro que, allí donde esté ahora, sonrie cuando la vuelva a escuchar.

Salut, camarada. A reveure, Joan Carles.

In memoriam. Joan Carles Planells Reverter (1950-2011).

9 diciembre, 2011

Este blog inició su andadura en Spaces, y tras unos cuantos años, poco a poco, dejé de escribir en él. Al desaparecer Spaces y vernos obligados sus usuarios a trasladarnos a WordPress, dudé mucho si realizar o no la transición. Finalmente, lo hice, pero dejé atrás todo lo que había escrito a lo largo del tiempo.

Nunca he sabido si lo retomaría, y desde luego no tenía la menor idea de cómo lo haría si decidía seguir escribiendo. Hoy vuelvo a escribir en él puntualmente como homenaje a una persona que conocí en la época de Spaces y que hace unos días nos dejó.

Joan Carles Planells Reverter (1950-2011) tenía un blog, planells fact&fiction (jcplanells3.wordpress.com), uno de esos espacios que, nada más verlo, te das cuenta de que pertenece a alguien especial. Tuve la suerte de ir conociendo a la persona, aunque solamente fuera en este mundo virtual, gracias a las aportaciones mutuas que nos hacíamos y a una ocasional correspondencia epistolar. Y debo reconocer que lo admiraba.

Porque Joan Carles era un gran escritor, uno de esos sin ínfulas, que escribía por el placer de hacerlo, y que desinteresadamente nos regalaba relatos de ciencia ficción y de novela negra, además de ofrecernos sus conocimientos sobre cine, música, artistas y literatos. Tenía una memoria desmedida, y unos conocimientos que rayaban en la erudición. Y también tenía un sentido del humor envidiable.

Sé que su vida no fue sencilla. Joan Carles era uno de los hijos de Àngel Planells, un reconocido pintor surrealista catalán, que se relacionó con otros artistas como Dalí o Magritte. No debe de ser fácil vivir bajo la influencia de una personalidad semejante, y no debe de ser nada fácil desarrollar plenamente las propias capacidades artísticas con el peso de ese apellido. Pero lo peor a lo que se puede enfrentar un artista, un literato, es al desprecio de eso que se da en llamar “el mundillo”.

Joan Carles escribía mucho y bien. Había ganado premios, había publicado algunos libros y muchos de sus relatos llenaron revistas hoy desaparecidas del mundo de la ciencia ficción. Pero jamás logró el reconocimiento del público en general. Sus conocimientos, eso sí, le permitieron ser corrector y crítico del género, e incluso firmó prólogos de las ediciones en español de obras de autores tan prestigiosos como Tim Powers, el discípulo aventajado de Philip K. Dick, y otros.

Era un enamorado del mundo femenino. Rescataba y retrataba a actrices, cantantes y escritoras que todo el mundo había olvidado, para ponerlas en el lugar que les correspondía. Era, en ese sentido, un hombre convencidamente feminista, algo muy difícil de encontrar en una época tan hipócrita como la actual.

Para toda esa gente que se emociona cuando pasea por las calles que describe Ruiz Zafón, lo que es verdaderamente una delicia es leer los textos en los que Joan Carles reflejaba el mundo literario de la Barcelona de finales de los 60 hasta los 90, especialmente el mundo editorial dedicado a la fantasía y la ciencia ficción: editoriales en pisos de Ciutat Vella; librerías casi escondidas del “casc antic”; personajes lúgubres de los de verdad, de esos que muchos autores intentan retratar en sus obras pero que carecen del margen de credibilidad que sí tenían los de Joan Carles porque, al fin y al cabo, él los sufrió en sus carnes; y tantas anécdotas que era capaz de describir con el humor que los años confieren a los sucesos que le acaecen a uno.

Decenas de veces había querido quedar con él y pasar una mañana por el Mercat de Sant Antoni, revolviendo entre libros antiguos y charlando, tomando un par de cervezas mientras me explicaba cosas de esta ciudad. Pero no lo hice nunca. Solemos decir que el tiempo, que las prisas, que las urgencias, nos impiden hacer cosas. Solemos decir que ya quedaremos, que hay tiempo. No es cierto. Queremos creer que son el tiempo, las prisas, las urgencias, las culpables, pero somos nosotros y nuestra incapacidad para dar prioridad a lo que es verdaderamente importante. Queremos creer que hay tiempo, pero no lo hay. Nuestra existencia es apenas nada, y tal como llega, cualquier día puede irse sin más, sin previo aviso. Y nosotros nos quedamos, yo me quedo, con la sensación de que perdemos algo más que una amistad: perdemos un trocito de nosotros mismos.

Y pienso que, mientras la tecnología crea nuevas formas de comunicación cada vez más sofisticadas, la sociedad es incapaz de asumir todas sus implicaciones. ¿Cómo se entera uno de que alguien a quien conoce a través de este mundo virtual nos ha dejado? ¿Qué ocurre con todo lo que ha escrito en la red, con todos sus correos electrónicos? ¿Dónde va a para su legado?

Joan Carles nos dejó el día 3 de diciembre a causa de un infarto cerebral. Su funeral fue el día 7, por lo que es difícil no pensar en que murió solo, en su casa, y que allí estuvo hasta que alguien, un familiar tal vez, lo echó de menos y lo encontró. No sé si fue así, son simples elucubraciones. Y no fue hasta ayer, día 8, que supimos de su muerte, gracias a que una de sus amigas virtuales, intuyendo que algo no iba bien, tras no recibir respuesta a sus intentos de comunicarse con él, localizó su esquela.

Esta es la sociedad que estamos creando. Una sociedad donde hasta las amistades pueden ser prácticamente anónimas. No estamos sabiendo cómo adaptarnos a estos cambios, y tampoco nos estamos preocupando de gestionar los legados. Es triste, pero es así.

Me gustaría que todo lo que hizo Joan Carles no quedara en el olvido, pero eso es algo que difícilmente está en mis manos, ni en las de nadie que no tuviera acceso directo a él. Sé que compartía círculos de personas que, como él, tenían intereses comunes. Recuerdo que un día le pregunté por una película de la que solo era capaz de describir una escena, ya que la había visto cuando era muy pequeño y la televisión todavía era en blanco y negro. Él se lo tomó como un reto, y no solamente rebuscó entre sus recuerdos, sino que habló con sus compañeros cinéfilos e, inmediatamente, me dio la respuesta. La película era “The man who could work miracles”, y tuve la ocasión de verla y comprobar que, efectivamente, la memoria no me había fallado: la escena era tal y como la recordaba. Hasta en algo tan simple, Joan Carles se desvivía por aligerar las dudas. Pero, aunque sus conocimientos se pierdan, lo que quedará, por lo menos en mi caso, son todos sus escritos, que estoy recuperando antes de que alguna “mente no pensante” decida que deben desaparecer de la red.

No sé, Joan Carles, si estarías de acuerdo conmigo o no, pero tal vez en algún momento busque la manera de recopilar tus relatos y ofrecerlos, tal y como tú hiciste a los largo de tantos años, en la red. Será una manera de mantener viva tu memoria, mientras no haya alguien mas capacitado que yo que sea capaz de hacerlo de una manera más formal.

Te vamos a echar de menos, voy a echar de menos la rutina de, cada pocos días, visitar tu blog para ver qué nueva historia, qué nuevo relato, qué nueva reseña, nos ofrecías. Allá donde estés, espero que tengas la oportunidad de encontrarte con todos aquellos que pensaban que los androides quizá soñaban con ovejas eléctricas.

Descansa en paz.

 
 
A %d blogueros les gusta esto: