RSS

Archivo de la categoría: Sellaño

Antonio Rodriguez Alvarez “Sellaño”

biografia_clip_image002ANTONIO RODRIGUEZ ALVAREZ (SELLAÑO), nacido en 1930 en la localidad de Sellaño (Ponga), de la que adopta el seudónimo con el que firma sus obras, pasa sus primeros años en su pueblo natal donde ya destaca como buen dibujante en la técnica del carboncillo.

Por motivos laborales, abandona el concejo para trasladarse al pueblo de Moreda de Aller donde se establece definitivamente una vez que contrae matrimonio en 1957 con Zaida Tuñón, fruto de cuyo enlace nacen sus dos hijas Zaida y Pilar.

Sellaño pintando en Tapia de Casariego (2006)

Enteramente autodidacta, inició su andadura en la técnica del óleo con gran brillantez, aunque pronto se vió cautivado por la acuarela, siendo sus primeros escarceos en compañía de Manchón, al que le unía una entrañable amistad y cautivado por esta técnica más difícil como reto para un pintor que se presta al cuerpo a cuerpo con la naturaleza.

Pronto contacta y entabla amistad con alguno de los mejores pintores del momento como Fermín Pedrosa, Ruperto Caravia, Pedro Alvarez, Casimiro Baragaña, Manuel del Rio, Andrés Marbán, Andrés Tresguerres y otros, formando un grupo que frecuenta las salidas al campo para pintar al natural, así como para zcudir a las entrañables y enriquecedoras visitas a las distintas salas de exposiciones. Ellos son los que le animan a realizar su primera exposición individual en 1976, continuando desde entonces su trabajo pictórico de forma ininterrumpida con exposiciones por toda la geografía asturiana y nacional.

Considerado como uno de los mejores representantes asturianos de la acuarela, Sellaño ha destacado siempres como el más lírico de todos ellos, al haber sido capaz de captar con sus extensas manchas, aplicadas con brevedad y precisión, paisajes y marinas repletos de poesía, ofreciendo hallazgos sorprendentes, captaciones analísticas de lo que con el pincel recrea directamente

Crítica: Martín GALÁN HERRERO
Tiene Sellaño el don de la expresión de los grandes espacios, celajes, horizontes, perspectivas, todo sugerido, a veces, con extensas manchas aplicadas con brevedad y precisión, consiguiendo en sus paisajes y marinas, con un completo dominio del color, fuertes acentos coloristas que añaden color y fuerza a sus acuarelas, obras ya de por sí de una generalizada y cálida expresión. Porque aún destacando su dominio del dibujo, Sellaño nos demuestra que sabe dejar volar la poesía del color, ofreciéndonos en cualquiera de los espacios de sus acuarelas, sorprendentes hallazgos, captaciones analíticas de lo que con el pincel recrea directamente.
El dominio compositivo permite a Sellaño afrontar en maestro las a veces difíciles diversidades temáticas de sus acuarelas, bellas estampas en las que se aprecia la precisión en la elección del encuadre siempre original y expresivo del entorno y ambiente del tema. Y ese su evidente dominio de la gama colorista, ese logro de las atmósferas, luz y brumas, de sus paisajes o las poéticas matizaciones de sus marinas en las que se pierde la línea del horizonte azul fundiéndose con, el verde-azul del mar. Y las panorámicas y rincones urbanos, blancas ensoñaciones de cal de los pueblos andaluces, paisajes hechos de tierra y luz. Paisajes, marinas, rincones urbanos que acercan al espectador a la experiencia artística de un pintor, un maestro de la acuarela que, como Sellaño, proyecta su vivir todo amor, sensibilidad y poesía en la naturaleza.
En resumen, una exposición de obras de gran belleza y depurada técnica, una colección de acuarelas con las que Sellaño demuestra, una vez más, que es uno de los pocos españoles maestros en la difícil especialidad.cuadro09

 
 
A %d blogueros les gusta esto: