RSS

Archivo de la categoría: TENERIFE CON ARTE

Eduardo Garoz

Eduardo Garoz

eduardo aroz

 

Luis Alberto Hernández

Luis Alberto Hernández reúne en la capital 40 años de imaginación artística
Los delirios figurativos del autor gomero afincado en Madrid, su humor soterrado y la dimensión onírica de su obra proponen en el espacio cultural de CajaCanarias, hasta el día 27, un personal paseo “Por el cauce del romanticismo barroco”, lejos de las “vanidades mediáticas” a las que el artista siempre dio la espalda.
El veterano artista Luis Alberto Hernández aglutina desde ayer cuatro décadas de arte personalísimo en el espacio cultural capitalino de CajaCanarias, proponiendo al espectador un recorrido “Por el cauce del romanticismo barroco” hasta el día 27. Con 178 piezas, la retrospectiva, inaugurada ayer, da cuenta de su estilo insobornable, lejos de los creadores “de moda”, a los que considera inmersos en “la feria de las vanidades”, y que, en su opinión, “copian cada año, por lo general, al triunfador de la muestra de turno”.
Así lo expresó el pintor y escultor gomero afincado en Madrid, en rueda de prensa, durante la presentación de esta muestra dividida en varias secciones, ordenadas por orden cronológico, y que abarca distintas corrientes contemporáneas como el neobarroco, el neorromanticismo, el realismo fantástico y el neosurrealismo. Corrientes sobre las que el autor no destaca ninguna, “como no podría elegir a un favorito entre mis hijos”, arguyó.
En opinión de Hernández, “el creador debe limitarse a mostrar su obra, porque crear es una necesidad que va más allá de la venta; es como querer prolongarnos en el tiempo, por lo que no entiendo el arte de usar y tirar”, manifestó. Ello no significa que cada artista “no pueda tener sus influencias”, matizó, congratulándose de vivir “un panorama ecléctico”. “Pero -agrega- sí se puede pedir a la gente que las interprete de modo personal y que trabaje, que se encierre en su estudio y que no haga pinturas para convertirse en estrella”.
Diversa procedencia
La retrospectiva, compuesta por obras de colecciones privadas y cedidas por el autor, se inicia en la primera época del artista, los años 70, que calificó como “de auténtica represión”, lo que le llevó, dice, a mantener una postura “ácida, aunque con humor, en un momento en que queríamos cambiar el mundo”. Este primer apartado aglutina más de una treintena de cuadros.
En la segunda, tercera y cuarta secciones, “Las infantas”, “Majas e infantas maduras” y “Las novias”, el pintor y escultor visita el pasado del arte europeo con prototipos misteriosos, estudios alegóricos de la mujer y sus actitudes. “Muelles y tránsitos”, el siguiente segmento del recorrido, se alza como una narrativa épica del desplazamiento insular, proponiendo un retorno al pasado del viaje marítimo. Por su parte, la sección “De lo santo y lo demoníaco” aborda, como comentó el comisario de la exposición, Jonathan Allen, “escenas de la Pasión, ánimas, ángeles y arcángeles, aunque sin vocación canónica y singularmente actualizados”.
Las dos últimas secciones, “Más allá de la naturaleza muerta” y “Símbolos en el paisaje”, abarcan desde la tradición de un realismo enfático heredado de los flamencos a los “bodegones metafísicos”, como los calificó Allen, en los que Hernández “convierte los objetos en seres vivos”. Respecto a su paisajismo, el comisario indicó que éste no se plasma en su obra “como normalmente lo entendemos, sino con imágenes ocultas o símbolos que habitan la tierra”.
Complemento de las secciones dedicadas a la figura femenina es “Personajes y retratos”, segunda de las galerías sobre seres y criaturas, en la que no se hallan semblanzas realistas sino extraños habitantes de la historia y la mente.
Corriente alternativa
Allen recordó que Luis Alberto Hernández se integra en la corriente neo-barroca, surgida en los años 80 “como una alternativa al determinismo que predominaba entonces en el arte, y que procedía en su mayoría de Estados Unidos”. “No queríamos caer en la anglosajonización del arte”, corroboró el artista.
Preguntado por su mejor obra y su período preferido, Luis Alberto Hernández, para quien “volver a Canarias ha sido volver a un hogar del que nunca terminé de irme”, contestó que esa obra “está por llegar”, y que la mostrará en su próxima exposición.
El artista se refirió además a la necesidad de que existan apoyos para organizar exposiciones, especialmente en Canarias, que es, dijo, “la única comunidad autónoma que mantiene aduanas que dificultan la entrada y salida de obras de arte”.
Por último, el gestor cultural de la obra social de la Caja, Álvaro Marcos, destacó la importancia de la obra de Luis Alberto Hernández y la influencia que en ésta han tenido la obra de Goya o Rembrat.

image54771

 

Luis García Ramos

Luis García Ramos

Luis Garcia Ramos

Luis Garcia Ramos


Luis García Ramos, es un investigador del color, lo busca para dejarlo en movimiento, lo revienta para estabilizarlo, lo hiere y fija, para después buscar su propio extravío. Podríamos ver su telúrico sistema de interpretar sus -jardines olvidados- como fotogramas de sueños y requiebros a la propia inconsciencia. Sus bodegones, dejos
de serlos en la misma concepción, los retuerce y deja igualmente que se funda con paisajes, que solo su mente concibe y interpreta, siempre con las explosiones y composiciones matéricas y oleosas de color ígneo y puro.
Garcia Ramos es ante todo una revolución colorista, que se aleja de la síntesis de esa vanguardia minimalista y desvaída, donde se mancha únicamente lo fugaz y intimo.Es otra búsqueda entre las búsquedas.
LUIS GARCIA RAMOS 1

LUIS GARCIA RAMOS 2 copia

LUIS GARCIA RAMOS 2

LUIS GARCIA RAMOS 3

LUIS GARCIA RAMOS copia 2

LUIS GARCIA RAMOS copia

LUIS GARCIA RAMOS
LUIS GARCIA RAMOS copia

 

Osman

Osman

anonimo 3

 

Mº de los Ángelez Cruz de la Rosa

Explorar%2013
No disponemos mas información de esta artista, tan solo de esta exposición.

 

Sigüenza

Sigüenza

siguenza

 

Etiquetas:

Rafael Gutierrez Duque

Rafael Gutiérrez Duque, es un pintor de siempre, pero olvidado, no se le conoce marchante, ni público especial que lo admire (como tantos) sin críticos que al menos digan, casi sin nada (como tantos)
Yo quiero rendir en él un homenaje a los anónimos, con él, porque algún día algo dijeran de su paso por la vida y por los caminos del Arte.

Una vez hubo sin acaso parecerlo una línea suave y sin compromiso, llena de extravío y recelo, que quería hablarme de precipitaciones y huidas, porque el tiempo no es oro, ni nada parecido, es simplemente vida para vivirla, y me decía que como podía emplear mis palabras y quejarme con él, con sus mismos quejidos. Son-reía en ojos de claridad y azules, y no pude evitar recoger su ternura de artista callado y sin tiempo que perder. De nuevo la esperanza en sus claridades, aguas de espejos en idas y venidas, con barquitos de esperanza de ayer y hoy, de pretéritos y presentes, que mañana Dios dirá.Escanear%201

 
 
A %d blogueros les gusta esto: